miércoles, 20 de junio de 2012

Locura transitoria.



Qué. ¿Ya no tienes nada que decir?

Bueno. Puedo hablar de abismos, los abismos son para la literatura como un hotel de lujo con piscina en la azotea, y puedo contar mis noches de veinticuatro horas y esas tardes de hacer un truco y desaparecer como la ayudante de un mago pero sin vestido de lentejuelas. Es más fácil hablar de eso que seguir remando por aquí en busca de una musa o un muso o de un brote de creatividad repentino, hoy no llega, mañana tampoco, dentro de unos días quién sabe.
Me dijeron locura transitoria. Podéis ir en paz. Ahora en cambio los abismos esos y el ocultismo son los que dan pasitos en mi dirección, se acercan temblando como se acercarían a una desconocida tímidos de preguntar y tú quién eres, no te reconozco sin ojeras, no me suena tu cara sin el eyeliner corrido, con lo bien que te sentaba esa mirada de gato hambriento en blanco y negro.
Quizá al recuperar la templanza salgo perdiendo, o al menos esa escisión de mí que se regodea en el dolor y le saca punta a los malos ratos y los afila y con ellos escribe; esa parte de mí dañina y productiva a partes iguales, dolorosa e iluminada y la única que no es una tremenda inútil.
Que no hay etapa de transición que valga, que así es como se vive. No me has conocido en un momento extraño de mi vida: es que los momentos son cosa de hacerse, deshacerse, tirarse de los pelos, derramarse, dormir milenios, craquelarse y restaurarse, ponerse guapa, perder la gracia...

5 comentarios:

  1. craquelarse o morir, es el quid de la cuestión

    ResponderEliminar
  2. Me alisto a tu locura transitoria, amiga

    ResponderEliminar
  3. Estar cuerdo está sobrevalorado pequeña.

    ResponderEliminar
  4. Si esa parte de ti que sólo funciona sin control ya no está, la templanza te sirve para analizarse mejor a uno mismo.
    Y si sigue ahí... Bueno, escribir con las tripas siempre es bueno.

    ResponderEliminar
  5. La locura nos protege de la chata sociedad, de lo normal, de la costubre... loca y con orgullo!

    Genial tu blog!

    ResponderEliminar