martes, 17 de junio de 2014

Quemar las naves.

Triana vista por Marta

A las 23:47 no estaba segura de poder hacerlo. Ese río mentiroso le estaba devolviendo luces de la ciudad reflejadas del revés, luces de cosas que pasaron y que no pasaron ni llegarán a pasar. Había estado buscando allí arriba en el cielo pintado de contaminación lumínica la luna sin éxito porque la muy traviesa estaba escondida detrás de la torre y cuando la rotación de la tierra o del satélite o de ella misma la colocó en su radio de visión había una nube naranja atravesándola por la mitad. No estaba segura de que aquello fuera una señal o una metáfora como no estaba segura de poder hacerlo, pero no había bifurcaciones posibles. Se preguntaba qué será de lo que he sido si es que he sido algo, y qué coño seré cuando regrese a un lugar al que no pertenezco de vuelta de otro sitio al que tampoco pertenecí nunca, cómo serán mis batallas por hacerme un hueco o cómo voy a sobrevivir si no lo logro. El viento del sur susurra que volver es un error. El viento del norte grita que un paso atrás a veces sirve para tomar impulso. Podría dejarse volar en cualquier dirección pero es una noche calurosa de junio y no corre ni gota de aire. 

A las 23:55 aún no estaba segura de poder hacerlo y empezaba a pensar que no lo estaría nunca o al menos no esa noche ni durante la madrugada del siguiente día. Que tomaría medidas: encadenarse a alguno de los puentes encerrarse en el baño subir a la azotea y no bajar nunca, para pasarse así los próximos años girando en torno al mismo punto con la mierda hasta las rodillas exactamente como hacen los caballitos pony. Por supuesto a las 3:19 del día siguiente seguía sin estar segura de poder hacerlo pero se le había ocurrido que el auténtico error es despedirse si piensas volver porque colocando un pie delante del otro y a continuación el otro delante del uno se llega a casi cualquier sitio. 

Y ella tenía dos pies y la frente alta.


1 comentario:

  1. No hay despedidas, los hasta luegos prolongados son más factibles.
    Siempre hay un lugar donde sentirse como en casa... y y como dirían los TRIANA
    https://www.youtube.com/watch?v=HcWY3ClZuSY

    ResponderEliminar