martes, 14 de octubre de 2014

Bluebird.


There's a bluebird in my heart
but I pour whiskey on him and inhale
cigarrette smoke
and the whores and the bartenders
and the grocery clerks
never know that
he's
in there

Charles Bukowski



Tengo entre mis autodiagnósticos tutorizados cierta fobia a lo volátil. Me asusta todo lo que se me pueda escapar de las manos quizás porque hubo un tiempo en el que nada se escapaba. En serio: veintitrés años y diez meses bastan para diferenciar en tu historial mesozoicos y cuaternarios. Reconozco lugares comunes en el divagar de Alberti y sus Arcángeles: a mí tampoco se me ven las alas aunque las mías eran translúcidas y membranosas como las de un insecto, a mí tampoco hay quien me reconozca ahora, así, vestida como del mundo.


2 comentarios:

  1. Me gusta mas el pájaro azul que los ángeles de Alberti. Por cierto... con suerte volverás a usar las alas. Quizá un día aparezcan y estén sucias, y roídas pero te servirán para volar. Solo aparecen cuando las necesitas.

    ResponderEliminar
  2. Te sigo, porque me encanta tu blog y porque me ha encantado lo que he leído. Espero que puedas pasarte, llevo muchos años en Blog pero he empezado este nuevo pequeño espacio :)
    Un beso.
    www.humanfilters.blogspot.com

    ResponderEliminar